Lunes, 31 Julio 2017 09:15

LOS DICTÁMENES MEDICOS DEL IMSS POR RIESGOS DE TRABAJO SON ACTOS DEFINITIVOS E IMPUGNABLES POR LOS PATRONES.

El 02 de junio de 2017 se publicó en el Semanario Judicial de la Federación la Tesis de Jurisprudencia I.1o.A. J/15 (10a.), siendo, de aplicación obligatoria a partir del lunes 05 de junio de 2017, en la cual se sienta criterio firme en el sentido de que la CALIFICACIÓN DE UN SINIESTRO COMO ENFERMEDAD O ACCIDENTE DE TRABAJO, CONSTITUYE UN ACTO DEFINITIVO IMPUGNABLE POR EL PATRÓN A TRAVÉS DEL RECURSO DE INCONFORMIDAD PREVISTO EN EL ARTÍCULO 294 DE LA LEY DEL SEGURO SOCIAL.

 

 

Esta interpretación es muy importante toda vez que el Consejo Consultivo Delegación desecha los Recursos de Inconformidad porque no le ha dado categoría de acto definitivo a las calificaciones de riesgos de trabajo. En ocasiones el Tribunal Federal de Justicia Administrativa sostenía el mismo criterio.

 

 

En algunos casos hay trabajadores que reportan a su patrón haber sufrido un accidente de trabajo, sin que haya testigos y, en ocasiones, sin que haya evidencias de haber ocurrido dentro de la empresa ni en ejercicio o con motivo de su trabajo. Aun así, el patrón lo remite a la Unidad Médica correspondiente. También puede ocurrir que un padecimiento del trabajador sea calificado como enfermedad de trabajo, sin que haya una relación causa-efecto con las actividades realizadas por el operario o el medio ambiente donde las desarrolla.

 

 

Al momento de recibir la primera atención médica por parte del IMSS, el asegurado, recibe el formato denominado "Aviso de Atención Médica Inicial y Calificación de Probable Accidente de Trabajo" (ST-7), que es llevado a la empresa, con la finalidad de ser llenado, reportando las circunstancias o los motivos que originaron el probable accidente.

 

Si al patrón no le consta que el accidente haya ocurrido dentro de la empresa ni en ejercicio o con motivo de su trabajo, así lo debe asentar en el formato ST-7. Igual proceder respecto a las enfermedades de trabajo.

 

Una vez que haya sido llenado el formato por la empresa, el asegurado debe entregarlo en el Servicio de Salud en el Trabajo de la Unidad Médica de adscripción que le corresponda Hasta en tanto no se entregue el formato en el IMSS debidamente llenado, la incapacidad se considerará como "Probable Riesgo de Trabajo" y no tendrá derecho al pago del subsidio por falta de documentos.

 

 

Con base en la información que contenga el formato, el médico del IMSS calificará el accidente o enfermedad como "Si, de trabajo" o "No, de trabajo". En caso de que se califique como "No, de trabajo", la incapacidad se clasificará como Enfermedad General, y se tendrá derecho al pago de subsidios siempre y cuando se cumpla con las semanas cotizadas establecidas en la Ley del Seguro Social. 

 

Si el accidente o enfermedad es calificado como "Si, de trabajo", el IMSS pagará un subsidio en sustitución del salario, equivalente al 100% del salario registrado en el IMSS al momento de sufrir el riesgo.

 

Si la calificación que hace el IMSS de riesgos de trabajo es incorrecta puede incidir en el cálculo de la siniestralidad laboral, que es la base para la determinación de las cuotas por riesgos de trabajo; por ello es recomendable iniciar un Juicio Contencioso Administrativo pues ahora existe criterio firme de que la calificación de riesgo de trabajo constituye un acto de autoridad definitivo, tal como se desprende de la Jurisprudencia siguiente:

 

Época: Décima Época

Registro: 2014410

Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito

Tipo de Tesis: Jurisprudencia

Fuente: Semanario Judicial de la Federación

Publicación: viernes 02 de junio de 2017 10:08 h

Materia(s): (Administrativa)

Tesis: I.1o.A. J/15 (10a.)

 

CALIFICACIÓN DE UN SINIESTRO COMO ENFERMEDAD O ACCIDENTE DE TRABAJO. CONSTITUYE UN ACTO DEFINITIVO IMPUGNABLE POR EL PATRÓN A TRAVÉS DEL RECURSO DE INCONFORMIDAD PREVISTO EN EL ARTÍCULO 294 DE LA LEY DEL SEGURO SOCIAL.

 

Conforme al artículo 32 del Reglamento de la Ley del Seguro Social en Materia de Afiliación, Clasificación de Empresas, Recaudación y Fiscalización, publicado en el Diario Oficial de la Federación el uno de noviembre de dos mil dos, la revisión anual de la siniestralidad de las empresas constituye una obligación que recae en los patrones, para determinar si permanecen en esa prima, o bien, si la disminuyen o aumentan, para lo cual deberán atender a los casos de riesgos de trabajo determinados durante el periodo comprendido entre el uno de enero y el treinta y uno de diciembre del año de que se trate, y una vez obtenido el valor del grado de siniestralidad, le sumarán la prima mínima de riesgo. Consecuentemente, el dictamen de calificación como riesgo de trabajo del padecimiento de un empleado es una resolución definitiva impugnable a través del recurso de inconformidad previsto en el artículo 294 de la Ley del Seguro Social, dado que el patrón se encuentra obligado a tomarla en cuenta al revisar anualmente su siniestralidad para fijar la prima que le corresponde, en virtud de que aquélla se obtiene, justamente, con base en los casos de riesgos de trabajo presentados en el año previo; por ende, se trata de un acto que agravia al patrón porque, desde el momento en que se emite, incorpora en su esfera jurídica la obligación de considerar la enfermedad o accidente de trabajo para efectos de determinar su siniestralidad.

 

PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL PRIMER CIRCUITO.

 

Amparo directo 835/2013. Servicios Administrativos Peñoles, S.A. de C.V. 26 de septiembre de 2013. Unanimidad de votos. Ponente: Joel Carranco Zúñiga. Secretario: Diego Alejandro Ramírez Velázquez.

 

Amparo directo 222/2016. Manpower Industrial, S. de R.L. de C.V. 4 de mayo de 2016. Unanimidad de votos. Ponente: Julio Humberto Hernández Fonseca. Secretario: José de Jesús Alcaraz Orozco.

 

Amparo directo 611/2016. Tecnología y Manufactura, S.A. de C.V. 22 de septiembre de 2016. Unanimidad de votos. Ponente: Carlos Ronzon Sevilla. Secretario: Damián Cocoletzi Vázquez.

 

Amparo directo 877/2016. Manpower Industrial, S. de R.L. de C.V. 5 de enero de 2017. Unanimidad de votos. Ponente: Julio Humberto Hernández Fonseca. Secretario: José de Jesús Alcaraz Orozco.

 

Amparo directo 999/2016. 2 de febrero de 2017. Unanimidad de votos. Ponente: Joel Carranco Zúñiga. Secretaria: Esmeralda Gómez Aguilar.

 

Esta tesis se publicó el viernes 02 de junio de 2017 a las 10:08 horas en el Semanario Judicial de la Federación y, por ende, se considera de aplicación obligatoria a partir del lunes 05 de junio de 2017, para los efectos previstos en el punto séptimo del Acuerdo General Plenario 19/2013.

 

Esperamos que la información anterior le sea de utilidad.

 

Lic. Austreberto Bañuelos Correa.

Bañuelos y Salazar Asesores y Promotores, S. C.

www: banuelosysalazar.com

Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tel.: 681-2221 y 681-4764.

Av. Las Palmas 5190 Fraccionamiento Las Palmas

Tijuana, Baja California.